Desde hace cientos, incluso miles de años si nos remontamos a los albores de la civilización en el área del valle del Indo o en Egipto, algunos hombres conocidos como “Iniciados” sabían de la existencia de una “Energía” no visible a simple vista, pero que podía ser usada con diversos fines. Desde la Hermandad del Fuego Sagrado, o los Hijos de Horus en Egipto, la Hermandad Blanca en India o la Compañía de los 7 Rayos en Perú, pasando por Sociedades Secretas más recientes como la Orden del Amanecer Dorado, la Orden Rosacruz y muchas otras, todas, trabajaban de forma similar con esta “Fuerza Invisible” puesta a disposición de la humanidad con la finalidad de hacernos conscientes del enorme potencial que se encierra en el interior del hombre.

Si nos remontamos a los orígenes de todo ello, siguiendo la cronología de la Historia académica, estaríamos hablando en torno al 4.000 antes de Cristo. Se les conocía como “Iniciados” ya que este conocimiento estaba a disposición de unos pocos elegidos educados en los “Misterios” desde la niñez y orientados a formar una casta sacerdotal dominante a la que incluso Farones, Emperadores y Sátrapas estaban supeditados. Este grupo de “Iniciados” usaban la ENERGÍA (llamada de distintas maneras dependiendo del lugar: Bagh,PranaKiChi…) para conocer los mundos invisibles, para conectar con la Fuente Primera de donde emana la substancia con la que se crean los mundos de este vasto Universo. Mientras la mayor parte de la Población se dedicaba a construir la civilización orientándose en 4 líneas principales: labores agrícolas y ganaderas, comercio, labores militares y de defensa y labores administrativas-gubernamentales, ellos, los “Iniciados” trabajaban para saber más acerca de este “Poder” desconocido por el resto de la población. Revelar cualquier secreto de cómo acercarnos y usar esta “Energía” era severamente castigado. Este conocimiento y su uso otorga poder, un poder que no siempre se usó para el bien, desde el momento que se hacía secreto y sólo se otorgaba a unos pocos Iniciados fuertemente adoctrinados para servir tan sólo a los intereses grupales de esa Casta Sacerdotal que desde niños veníaadoctrinándoles.

Gradualmente y con el paso de cientos de años, los Secretos fueron abriéndose tímidamente, y ya en la Edad Media europea comenzaba a despuntar un nuevo modelo de Hombre conocedor de los Secretos, pasados de generación en generación, y que ya no era precisamente un Sacerdote, como aquellos que inicialmente oficiaron los Misterios en la Vieja India, el Antiguo Egipto o en la Grecia arcaica. Este nuevo modelo de Hombre conocedor de los Misterios del Uso de la Energía, no estaba interesado en fundar religiones ni oficiar de sacerdote, sino en usar dicho conocimiento para liberar a la humanidad del yugo del sufrimiento producido por la ignorancia. No estaba interesado en usar el “poder” que otorga el conocimiento “arcano” para dominar a sus semejantes a través de una doctrina religiosa repleta de normas severas y miedos inculcados hacia lo desconocido. El Gran Arquitecto del Universo y su Materia Prima con la construía los mundos mineral, vegetal, animal, humano…no era para estos hombres objeto de temor reverencial, no era ese dios que castigaba a la humanidad con pestes, enfermedades y otras formas de desgracias si no te plegabas a la doctrina que un puñado de sacerdotes redactaba para someter al pueblo con la complicidad del gobernante de turno.

Este nuevo modelo de “Iniciado” culminaría en el Renacimiento, en torno al 1500 después de Cristo, pero su deseo de difundir los Misterios de forma más abierta se veía truncado una y otra vez por el poder establecido: la Iglesia y su herramienta represora, la Inquisición, así como el poder Político acostumbrado a heredar el mando de generación en generación según una serie de líneas dinásticas. ¿Y sabéis por qué estos poderes trataron de evitar la difusión del secreto del “uso consciente de la Energía de la Vida”? Muy sencillo, porque el trabajo con esta Energía otorga a quien lo usa la LIBERTAD, y propicia el CAMBIO, y evidentemente ellos estaban en contra de cualquier forma de libertad que llevase al hombre a pensar por sí mismo, a tener una relación directa y no mediatizada con la naturaleza de los fenómenos que nos presenta la vida.

Uno, que ha trabajado en el ámbito académico en la disciplina de la Historia del Arte sabe de los mensajes que tanto en época gótica como renacentista, han dejado estos hombresen las piedras con las que construían sus catedrales: símbolos alquímicos, proporciones sagradas que tendían a números irracionales, simbología de la Luz a través del uso de vidrieras plagadas de simbología esotérica…Ya que el mensaje no podía ser difundido abiertamente, lo velaron, para que “aquel que tuviese ojos y oídos, “viese” y “escuchase”.

La propia Fuente ha enviado su Luz a través de personajes que nos han mostrado el Camino de la Sabiduría Interior: un tal Hermes Trimegisto, un tal Jesús de Nazaret, un tal Siddharta Gautama más conocido como el Buda y tantos otros que han sidomalinterpretados, manipulados, usados como ídolos de barro en torno a los cuales han surgido religiones que si bien conservan una porción mínima del mensaje, han servido fundamentalmente para esclavizar al hombre bajo el yugo de nuevas jerarquías sacerdotales aliadas con el poder político, más preocupados en conservar el poder terrenal usando el miedo como herramienta, que en devolver la libertad al hombre mostrándoles con amor y sencillez el Camino hacia la Sabiduría.

Con el paso del tiempo, y ya entrando en el siglo XX, el conocimiento del Uso Cosncientede la Energía que nos lleva por la Senda de la Sabiduría fue abriéndose más y más. Al tiempo que antiguas Sociedades Secretas depositarias de la Sabiduría iban corrompiéndose por luchas de poder en el interior de las mismas, algunos hombres y mujeres (especialmente MUJERES, las Nuevas Sekhmet guardianas de la Nueva Era del Despertar), hartos de agrupaciones, religiones y hermandades que sólo conducen a generar nuevas jerarquías y luchas de poder, decidieron en soledad difundir el mensaje en su círculo inmediato de amigos y conocidos.

Gracias a estas personas que aparecen en el Camino de la vida de cada uno sólo cuando uno está preparado para “escuchar”, esta Sabiduría se está difundiendo de nuevo, pero ahora con el sentido de liberar a quien la recibe. Desde muy joven he encontrado a algunas de estas personas y ahora difundo lo aprendido de esteconocimiento a través de eso que llamamos REIKI. Me entristece a veces ver el uso superficial y limitante que algunas personas hacen de este medio de conectar con la Conciencia de Ser, pero en general, todo irá a mejor a medida que se abran las conciencias.