En el primer nivel de la escuela de Reiki, el sábado pasado hablamos sobre el quinto chakra, Vishudda, el chakra de la garganta, la creatividad, la comunicación. Pero sobre todo, Vishudda habla de nuestra vibración y representa el modo en el que esta entra en contacto con los demás campos. Y es que si hablamos de comunicación hablamos de vibración.

Todas hemos sentido alguna vez la tensión que se da de repente en algún grupo, la que parece provocar algún comentario. Y, por el contrario, la armonía o la alegría que algunas personas son capaces de crear. De hecho, lo hemos incluido en nuestro vocabulario cuando decimos que alguien nos transmite buena onda, o no nos vibra

Nuestro campo energético vibra representando nuestro estado anímico en cada momento, pero también nuestro estado de conciencia. Podríamos decir que de la vibración de nuestro campo, depende el modo en el que podemos percibir el entorno.

¿Qué ocurre entonces cuando queremos comunicarnos con alguien? Nuestros cuerpos energéticos entran en resonancia y van ajustando sus frecuencias hasta hallarse en una frecuencia armónica que es la que permite la comunicación. Cuando esto no ocurre, simplemente hay desarmonía y sentimos que el diálogo no fluye, que  hay cierta tensión o simplemente que esto no es para nosotras, no nos engancha.

Todo es una cuestión de vibración. Todo es energía, como la música, en diferentes escalas, y hay algunas que armonizan de manera más fluida y otras que parecen disonantes. Pero todo es vibración, ni bueno ni malo, ni mejor ni peor.

El miedo es tan solo amor en una escala más baja, más densa…. el dolor es la misma nota que en escalas superiores se llama compasión.

Los seres humanos somos resonadores, somos instrumentos receptores y emisores de las melodías que viajan por todo el universo, y tocamos en determinados momentos de la vida, las notas que están a nuestro alcance, aprendemos a vibrarlas y emitirlas y experimentamos de qué se trata esa frecuencia, sin más, sin juicios, sin jerarquías…  cada nota enriquece nuestra experiencia, nuestra melodía, y poco a poco en el viaje del alma vamos aprendiendo a orientarnos hacia las notas que nos quedan por aprender, por vibrar, ampliamos nuestro registro y vibramos más y más conscientes a través de los diferentes planos que nos rodean.  Cada vez  deberíamos  comunicarnos más fácilmente porque conocemos más registros y cada vez podríamos acompasarnos con los demás de modo más armónico.

Pero, en cuanto nos identificamos con un estado en concreto, (lo que llamamos ego o identidad) empezamos a querer mantenerlo inmóvil a volvernos rígidos. Manteniendo rígido también nuestro modo de percibir el entorno¿Te imaginas cómo sería  una canción si la melodía pretendiera mantenerse todo el tiempo en el mismo tono? No tiene mucho sentido,¿verdad?

Bien, te propongo lo siguiente, escucha tu cuerpo cuando estés sola, escucha tu vibración, y haz lo mismo cuando estés con otras personas, en la naturaleza, en diferentes lugares, … observa cómo varía tu campo y cómo en modo automático empezará un sistema de defensa o protección cuando el cambio en tu vibración no te resulta armónico y cómo te relajas y expandes cuando sí lo es, (basándonos siempre en nuestro modo personal de percibirlo)

Una vez que lo tengas observado y hayas logrado vivirlo como algo natural, cuando te hayas permitido cierta flexibilidad, crea tu propio campo de vibración, si te has iniciado en reiki podrías invocar la energía más armónica en este momento o situación, o simplemente puedes respirar, tranquila, relajada, todo lo que puedas y buscar la belleza de ese sonido, de esa vibración, siempre la hay.

Con el tiempo podrás observar con claridad cual es la nota que captas y decidir vibrarla o elevarla una octava, verás que son la misma nota el miedo y el amor, el dolor y la compasión, el egoísmo y la entrega, la avaricia y la iluminación…. sea lo que sea tiene una imagen en la conciencia superior y resonará armónica con ella…

Cambia tu modo de percibir el mundo, permítete ser la melodía del universo. Crea un nuevo sonido, una nueva respuesta, conéctala con todos los planos y genera una escalera para la conciencia

Que tengas un melodioso día